Retratos das terras de Lugo.

«La fotografía, como la literatura, es una manera de contar historias y tiene que abrir las puertas de la imaginación, como hace también la poesía. Luz de verso es una cosecha, un camino de imágenes que recorre las tierras de Lugo, ese país inventado, que decía Cunqueiro, en un viaje sensorial, buscando la emoción de la mirada en la memoria, en el abandono, en el paisaje, en las personas, en las villas y en la literatura, en busca del aroma de la esperanza, en el interior del tiempo».

Así se presenta en sociedad, a los ojos del  caminante que detiene su paso ante el Castillo de Pambre, la exposición Luz de verso de Anxo Cabada, casi a punto de acabar (hasta el 16 de mayo), organizada por el Instituto de Estudos Ulloáns y el trabajo eficaz y amoroso de Lalo (Braulio Vilariño).

Para viajar al interior de ese tiempo que Anxo Cabada inmortaliza en sus fotos, me acerqué la semana pasada hasta el Castillo de Pambre, que recordaba completamente en ruinas y ha sido felizmente restaurado: una visita necesaria, caminando la ronda entre murallas bajo la lluvia pertinaz de los jueves. Jueves que decidimos tres cabaleiros a la antigua usanza, tres Viaxeiros da Luz, Anxo, Paulino y Valentín, reservar para el paseo, la conversación y los abrazos. Y dos de pulpo con cachelos.

Cabada nunca defrauda y sus fotos tampoco: allí estaban también los libros y viajes compartidos, ante los que posamos con orgullo. La exposición, su luz de verso, nos transportó a miradas y sensaciones que no vamos a traducir en palabras; como decía el poeta, «no la toques, así es la rosa»: No la toques, así es la fotografía de Anxo Cabada.

Luz de verso. Retratos das terras de Lugo es un paso más en su carrera artística, cada vez más serena y madura, más intimista y con pulso seguro. Lo mejor está por venir.

Web de Anxo Cabada.