En España hay 8.124 municipios, de los que sobran 7.729, de ellos treinta en El Bierzo, si aplicamos criterios de ahorro y eficacia, pues según los parámetros europeos, un ayuntamiento con menos de 20.000 habitantes no es capaz de prestar los servicios básicos a sus vecinos.

La reforma local es la gran asignatura pendiente de nuestra fingida democracia, junto con la reforma fiscal, la reforma educativa, la reforma sanitaria, la reforma del mercado laboral, la reforma de la ley electoral, la reforma energética, la transición ecológica y, por supuesto, la reforma constitucional, la madre de todas las reformas, que ni está ni se le espera. En fin, que tenemos todo por reformar. Demasiadas asignaturas pendientes tras la Década Negra de Rajoy: sigan ustedes hablando de Catalunya mientras el país se cae a trozos.

La actual división de España data de 1833, cuando Javier de Burgos se cargó la provincia del Bierzo. Desde entonces andamos a rastras con una estructura del siglo XIX: es como escribir wasaps con pluma y papel; es ignorar que estamos en 2019 y existen drones capaces de llevar medicamentos a una aldea de Ancares si hace falta.

La Constitución de 1978 y los estatutos de autonomía consagraron aquel sistema viejuno. Treinta y siete ayuntamientos en El Bierzo para 130.000 habitantes. En toda la provincia de León, 211 municipios para 466.000 personas. Doscientos once municipios con su alcalde y sus concejales, como Villabraz con 95 vecinos. ¿Estamos locos o qué?

Ilustración: Mapa de la Provincia del Vierzo (1786) de Tomás López.
Leer artículo completo en La Nueva Crónica.