En solo diez años, la estación de Cubillos —y todas las demás entre Ponferrada y Villablino— han sido abandonadas a su suerte y vandalizadas, ¿no hay nadie responsable de este atentado contra el patrimonio? ¿Han hecho ustedes —Guardia Civil, Fiscalía y autoridades varias— alguna persecución de este delito, alguna denuncia contra los autores del abandono… o simplemente se la refanfinfla? No busquen a los culpables entre los robagallinas que arrancan raíles para venderlos al peso: los verdaderos responsables son los antisistema que acampan en las instituciones: empresarios insolventes, alcaldes y consejeros cómplices, jueces perezosos y administradores concursales si te he visto, no me acuerdo.

Pero les añado otro delito —hola, Agencia de Protección de Datos—: la desprotección de cientos, miles de datos personales de trabajadores de MSP en los últimos treinta años. Allí están tirados y desparramados a disposición de quien quiera. Los vales de gasoil y aceite (“Locomotora 1007: 1.340 litros el 6 de octubre…. Firmado: el maquinista”), los volantes de accidentes laborales para acudir al sanatorio, los partes de descarga, las hojas de servicio semanal con los nombres de maquinistas, factores, vigilantes, sus bajas y vacaciones… algunos de fecha tan reciente como 2005.

¿Quién tenía bajo su responsabilidad la custodia de estos datos personales y de esta documentación? ¿Quién ha consentido su abandono negligente? ¿Quién atraca de esta manera la memoria de algo tan valioso para la historia contemporánea del Bierzo como es la minería?

 

Leer artículo completo en La Nueva Crónica.

UNO DE LOS ÚLTIMOS VIAJES EN EL TREN DE LA MINERO. Viaje interior a la provincia del Bierzo, 2008.