Ahora que vamos doblando el pulso a la pesadilla, quiero compartir la esperanza con los afectados por la leucemia, sumándome al trabajo de la Fundación Josep Carreras, que el próximo sábado, 16 de junio, celebra su “Día de los Imparables”. Miles de personas saldremos a la calle en toda España a repartir información y abrazos, a transmitir a la sociedad el coraje de todos los que plantan cara a la enfermedad y se convierten en “Imparables”.

El reto es ponerle fecha a la curación de la leucemia: necesitamos conciencia social, recursos económicos, investigación. El último Gobierno maltrató a la Ciencia y a los investigadores: ojalá el nuevo Ministerio de Ciencia multiplique la inversión y el esfuerzo. Una sociedad que desprecia a sus científicos, se suicida.

Sí, vamos a curar la leucemia. Somos imparables, como demuestra el ejemplo de Sandra, y de miles de chicas y chicos como ella que sonríen a la vida, y la vida les sonríe de nuevo. Ayúdanos a decidir cuándo se curará la leucemia. Nuestra respuesta es: ¡Mañana! ¡Arriba las ramas!

[Leer artículo completo en La Nueva Crónica]