El corralito gallego

No hay cifras exactas -¡ah, la transparencia!- pero el río que suena dice que podría haber en torno a un millón de pequeños inversores –12.000 millones de euros en el conjunto de la banca española- que han apostado sus ahorros a las llamadas “participaciones preferentes”: un producto financiero que ha convertido a miles de inversores ga-lle-gos en accionistas perpetuos de un banco en ruina. En efecto, las participaciones preferentes, según la CNMV, tienen “carácter perpetuo y su rentabilidad no está garantizada; no confieren participación en el capital de la entidad ni derecho a voto; su rentabilidad está condicionada a...

Read More