¿A cómo va el kilo de periodista?

A propósito del cese estúpido en TVE de Xabier Fortes –magnífico periodista y mejor persona- y de todos los demás caídos en la purga estalinista, me pregunta una colega madrileña: “Oye, ¿a cómo anda en Galicia el kilo de periodista? Aquí, en la capital, está tirado de precio y cada día más barato.” La pregunta invita a la reflexión porque, sin querer ser protagonistas de la noticia -debemos ser cauce casi invisible entre los hechos y los lectores-, los de la Tribu sabemos que “sin periodistas no hay periodismo y sin periodismo no hay democracia”. Me preocupa seriamente la ínfima calidad de cierto periodismo actual, de modo que salí a preguntar al mercado informativo, a la plaza de abastos audiovisual, a la lonja donde la verdad se subasta a la baja, para ver a cómo anda el kilo de periodista. En el rompeolas de Madrid, el periodismo lleva cuatro años de rebajas: medios que cierran, redacciones desmanteladas, generaciones enteras de profesionales expertos y bien formados a la puta calle bajo eufemismos como ERE, prejubilación anticipada, ajuste de plantilla, al tiempo que con cada nueva promoción de licenciados crece al atasco generacional de periodistas jóvenes en paro, que aún no han tenido una sola oportunidad. El Observatorio de la Crisis de FAPE contabiliza ya 8.000 periodistas despedidos desde 2009: el Informe de 1 de agosto tiene 27 páginas demoledoras: ABC:...

Read More