A Gonzalo López Alba, periodista ejemplar, in memoriam.

El año 2013 fue un annus horribilis para la gran grandísima empresa Pescanova, “la primera multinacional de España y quinta del mundo”, decían los pavos, una ficción de cartón piedra, hueca por dentro, un auténtico queso de gruyer que se derrumbó dejando un agujero similar al pelotazo de Banesto, de casi 4.000 millones de euros.

Asistí al derrumbe en primera línea: el 1 de marzo Pescanova entró en preconcurso, la CNMV suspendió la cotización y en abril llegaron las querellas que el juez Ruz admitió el 23 de mayo de 2013. Para entonces, ya estaba trabajando en Pescanova Crimen Perfecto, libro que les recomiendo si les interesa saber cómo roban los delincuentes de cuello blanco.

La investigación periodística duró seis meses, en caliente, con todos los frentes sangrando en los titulares; momentos delicados con los pájaros sueltos, con plena libertad de movimientos y cómplices muy poderosos, incluidas altas instancias del PPoder: en las cenas electorales de Fraga en el legendario Casa Vilas, Sousa se sentaba a la derecha del patrón.

Aquel fue un verano sin piscina, sin pestañear ante el ordenador: indagando la web de la CNMV, cruzando balances, rastreando paraísos fiscales. La indagación tenía riesgos: tuve presiones de algún consejero, hoy imputado, que buscó un contacto para darme su versión. La escuché con gusto, era mi deber (también pedí su versión a Sousa y a la empresa, pero no me quisieron atender). Un detective contratado por un fondo de Luxemburgo viajó desde Barcelona en busca de cierta información confidencial, que no le di. Otra fuente me pasó un dossier con cientos de mails privados de Sousa, incluyendo fotos obscenas que nunca publiqué. No me incumbe su vida privada y una foto en pelotas no aporta nada al perímetro de la monumental estafa, aunque alguno de esos mails son relevantes porque confirman delitos graves, pero también los tiene el juez.

LEER ARTÍCULO COMPLETO EN LA NUEVA CRÓNICA
Leer en galego en Galicia Confidencial
Leer y descargar el Auto de Pescanova
Leer y descargar la pieza separada sobre blanqueo de capitales