(…) En León y en El Bierzo nunca jamás de los jamases ha habido un solo concejal putero, ni ningún juez que se salte semáforos o leyes de extranjería. Somos la provincia más limpia de España, somos la comarca que tiene a los líderes más honrados y eficaces del mundo.

Mientras en Mallorca, en Andalucía o en Valencia ponen el cartel de “Se busca”, aquí los políticos siguen recibiendo cenas y cestas navideñas, y podemos estar tranquilos porque gracias a ellos, por fin, vamos a salvarnos. Solo falta cerrar una docena de medios de comunicación —los demás ya están comprados— y ampliar, con ayuda del párroco, el censo de papanatas.

Comprenderán ustedes por qué “Quiero huir de este país de la bajeza y del despotismo; país donde los méritos se miden en función de la longevidad, donde la razón es un crimen y la Ilustración el mayor enemigo del Estado, donde un imbécil se sienta en el trono y a su lado unos burros, junto a sus sirvientes, obran con el solo propósito de incentivar la mediocridad y arrasar con cualquier excelencia”.

Espero que nadie se ofenda: en todo caso, los aludidos pueden denunciar a Franz Grillparzer que escribió estas palabras en Viena en 1810. Solo llevamos doscientos años de retraso.

[LEER ARTÍCULO COMPLETO EN LA NUEVA CRÓNICA].

Para saber más:
—Caso Cursach, diario Público.
—Los periodistas se movilizan por el caso Cursach, Diario.es.