En este país donde nadie se disculpa por nada, mis disculpas a los lectores del Blog Tornarratos: hoy no he podido escribir mi sesuda crónica sobre los males que aquejan a la Madre Patria, la corrupción, la imputación de la Infanta, el tobogán del CIS, la caída otoñal de la hoja bipartidista. Todas esas cosas que nos pre-ocupan ¡tanto!

Lo siento, no ha sido posible: esta columna que ustedes leen no existe; en vez de documentarme en el timeline de Twitter y en doce periódicos web, he entretenido mi tarde, larga y plancentera tarde, conversando. No he pensado en el rescate ni en los recortes, no he medido el alcance de las verborreicas declaraciones de Susanita-tiene-un-ratón-andaluz a la SER; ni la secreta diplomacia de Rubalcaba comiendo o no sé si merendando en Barna con las fuerzas vivas de la Cataluña moribunda, o al revés, las fuerzas moribundas de la Cataluña viva. Tampoco he tenido tiempo de catar la veracidad de Feijoo y Besteiro, cada uno en su feudo feudal, negando responsabilidades PPPSOE en la asquerosa y mal oliente trama Pokemon, salvando el pellejo en la prórroga, indecencia senil de esta democracia agonizante.

Que no, amigos y amigas, que me he tomado la tarde libre y “hoy no tengo el coño para ruidos” como decía Nanus, +RIP, el querido cuñado del más famoso abogado gallego de todos los tiempos. Hablo en clave como los corruptos de la Pokemon y la Gurtel, PAC, señor Equis, el Curita, el Hijoputa. Está sembrado el país.

Me da tanta pereza escribir hoy de la bazofia, que me he refugiado en la amistad: a las 14:15 h. en el restaurante que dicen El Quijote, conviene al relato, puse el móvil al pairo, a resguardo de esta ciclogénesis explosiva que nos envuelve, y dejamos que la palabra y la lamprea se adueñaran de la tarde-noche. ¡Ah, la palabra, el Verbo!
Oficiar en el altar de la amistad parece razón suficiente para no seguir adelante con el sesudo análisis de esta marea negra que no cesa, el chapapote de la corrupción que anega las sentinas de la política gallega. Disculpen mi náusea ante el hedor insoportable que despide el Ayuntamiento de Lugo, su alcalde visionario traicionando a Sócrates; el hedor del concello de Ourense, su alcalde y concejales burlándose del vecindario en sus barbas; el hedor del concello de Santiago, su alcalde y concejales merienda de negros interna bendecida desde las alturas; el hedor de A Coruña, su alcalde y…. ¡cielo santo, que un rayo nos parta, que algo o alguien nos libre de este rosario de podredumbre!

He cerrado el móvil esta tarde y el mundo se ha parado alrededor del mencía suave y de la conversación amiga sobre las cosas importantes que nos importan; y era de felicidad y de amor y de la vida; y no de las miserias de una Infanta, maldita sea la rama que al tronco sale, ni de alcaldes con rolex de oro en la muñeca. Hoy no he escrito esta crónica: no quiero un minuto sórdido más entre cadáveres políticos. Hay vida, hay vida, más alla de las líneas enemigas.

Ver en El Semanal Digital
Ilustración: Rais el Fenni
@ValentinCarrera