―Nuestras vidas no serán distintas mañana: ya son distintas hoy.

 

―El coranovirus ha reseteado el planeta y solo hay una opción: adaptarse a la marea.

 

¿Somos capaces de decir juntos cien cosas que serán distintas mañana? Vamos allá. Mientras algunos se afanan en poner podre al gobierno de Pedro Sánchez, como si esto fuera una batalla política doméstica, demostrando que no han entendido nada de lo que está pasando, el día después avanza implacable.

Ya les avisé en esta tribuna que el coronavirus ha venido para quedarse y que la opción inteligente para sobrevivir es resetear nuestras vidas y costumbres y “adaptarse a la marea”, título de un lúcido ensayo de Eduardo Punset que les recomiendo. Podemos permitir que el virus sea más hábil que nosotros y nos gane la partida; o mirarle cara a cara y demostrar que somos la especie más evolucionada, lo que a veces cuesta creer. Evolucionismo, darwinismo puro.

Les invito a pensar juntos pequeñas y grandes cosas que ya han cambiado o están mutando sobre la marcha, como el maldito virus, que también es mutante. Nuestras vidas no serán distintas mañana: ya son distintas hoy. El coranovirus ha reseteado el planeta y solo hay una opción: adaptarse a la marea. La primavera avanza.

 

Leer el artículo completo en La Nueva Crónica.

Ilustración: El jardín de las delicias, de El Bosco, recreado por Studio Smack de Breda (Países Bajos).

Eduardo Punset, Adaptarse a la marea, Casa del Libro.