Nos escribes: “Qué extraña está la luna esta noche en el cielo. En noches como esta resulta fácil morir, pero el poeta camina”. El panadero nos alimenta y la médica nos sana, pero ¿quién, sino el poeta, nos enseñará a reventar silencios?

―¿Ya sabes de qué vas a escribir esta semana? Sí, lo sé: voy a escribir una carta a Cano y otra a La Porteiro para agendar una cita junto al fuego de encina, para que no crezca una sola brizna de hierba en el sendero de la amistad.

Portada: Castaños centenarios del Bierzo, de Anxo Cabada, 2008.

Leer en La Nueva Crónica.