Sin límites

Si me tocara la mano misteriosa envuelta en seda negra, no sé cómo reaccionaría. “Tienes cáncer”, me diría el médico, a quien desde el primer momento pediría claridad sin contemplaciones. ¿Me derrumbaría antes o después, sacaría fuerzas de flaqueza, inmensos deseos de vivir y de luchar? No lo sé. No consigo saber, ni siquiera intuir, qué resortes emocionales e intelectuales se (re)moverían en mis entrañas, qué angustias, qué abrazos cercanos, qué despedidas, qué prisas por vivir, qué puertas por cerrar, qué libros sin leer, qué extraño y precipitado cumplimiento del verso inexorable de Borges: “¿Quién nos dirá de quién,...

Read More