Me conformo con morir como viví: libre, enamorado y amado

Hablemos de la muerte, bendita sea. La semana pasada hablamos de sexo, de la vida y la Naturaleza en estado puro. Conversemos hoy, sin miedo, de la muerte. Van siempre juntas, la vida y la muerte, Eros y Tánatos: las dos únicas cosas serias de las que deberíamos aprender a hablar desde pequeños, de las que esta sociedad hipócrita se aparta, sexo yuyu, muerte yuyu, que no lo vean los niños, a escondidas, aséptico, rápido, el sexo y la muerte a oscuras, con disimulo. Para no-hablar del sexo ni de la muerte todo son eufemismos, rodeos, silencios, vergüenzas, prohibiciones,...

Read More