Viaje a una provincia invisible

El poeta maldito Enrique Gil —el Rimbaud berciano, descreído y progresista, que durante dos siglos nos secuestró la academia meapilas— sigue iluminando con su elegante y preclaro magisterio nuestros pasos por este valle de lágrimas, asolado por los incendios y la sequía. Enrique Gil fue el primero en imaginar un progreso sostenible para El Bierzo (Viaje a una provincia del interior), y cincuenta años después completó su mirada otro pionero, José Castaño Posse (Un Viaje a las Médulas, Cuatro palabras sobre El Bierzo). Gil pasea su mirada por El Bierzo invisible en el verano de 1842, y lo visita...

Read More