Vivir en una cabaña

—¿Qué vas a hacer estos días de vacaciones? —pregunto al amigo, cuya ancha frente anuncia sabiduría (“…y besarte la noble calavera”, cantaba el poeta)—. —Voy a dedicarme a limpiar la casa a fondo, a tirar todo. Tiramos muy poco. Hay cosas que creías que habías tirado y de repente vuelven a aparecer ahí, riéndose de ti y del tiempo. Una vez satisfechas las necesidades básicas —comer y abrigarse, decía Thoreau—, el sistema, si es que existe tal cosa, necesita para su supervivencia, que no la nuestra, producir y vender, vender y producir los miles y millones de objetos superfluos...

Read More