Nuestra primera boda gay

Alguno de mis mejores amigos y amigas son homosexuales: estremece tener que decirlo en pleno 2018 —el Año de la Igualdad, espero—, y saber que voy a ser mirado como un raro, un pervertido, quizás un pecador a ojos de personas tan piadosas que su caridad para condenar a los demás es infinita. El viernes pasado asistí —con mis hijas adolescentes, Sandra y Alicia, como “madrinas de boda”— al matrimonio civil de mis dos amigos del alma, Jose y Manuel, que después de treinta años de convivencia y respeto mutuo han tenido la generosidad de compartir con nosotros, una...

Read More