Escocia

Me encanta todo lo que es ilegal, es pecado o engorda, de modo que, no es por darles envidia, mañana me voy a Edimburgo, a votar en el referéndum por la independencia de Escocia. En cuanto se ha sabido la noticia, se han puesto muy nerviosos en Westminster, the Queen Elisabeth declara estar «horrorizada» y Cameron tiene pesadillas en las que se le aparece Carlos de Gales con faldas y a lo loco. Dicen que está la cosa esa del referéndum muy ajustada, fifty-fifty, y un solo voto puede inclinar la balanza: el mío; y naturalmente, no les quede...

Read More