Que las ratas no distraigan la oración o el verso…

Una señora inculta y maleducada, que presidía los plenos de las Cortes cuchicheando sonrisitas sin el mínimo respeto a los procuradores, se va del PP por despecho y ambición, haciendo todo el daño posible, tras “dos décadas de lujo y escándalos” (Diario.es) y sin rendir cuentas a la Justicia (Gürtel, Púnica, Tierra de Sabor, las patatas de su novio, el  millón de euros del marido y lo que saldrá). Las ratas huelen el peligro y el Partido Popular de Castilla y León es un barco que se hunde. En el cauce del Ebro hay carteles que dicen “Hasta aquí...

Read More