Os Viaxeiros: treinta años compartiendo el camino

Estas líneas deberían ser unos versos, quizás un soneto, para Anxo Cabada, que me enseñó la poesía de la amistad cabalgando por los valles de Ancares y Fornela, comiendo pan y chorizo, la bota de vino a mano, y durmiendo en chozos de pastores, pero lo que tengo que decirle no cabe en un soneto, ni siquiera de Shakespeare. Entonces éramos felices y, como en el poema de Gil de Biedma, aún no sabíamos que la vida iba en serio. Han pasado treinta años de nuestro primer viaje a caballo por El Bierzo en 1988 —en el que escribimos...

Read More