En caso de nuevas elecciones, todos a su casa

La última película de Almodóvar, Julieta, explora una vez más el sentimiento de culpa, una de las obsesiones del cineasta y de toda su generación, criada entre sotanas y marcada con la cruz del pecado en los confesionarios del nacionalcatolicismo. La culpa, el pecado, ¡qué gran invento! Cada vez que te tocas, Jesús que todo lo ve, sufre. Cada vez que mientes, la Virgen llora. Cada vez que comes jamón, un niño muere de hambre en Etiopía. Cada vez que votas al PP, o a Podemos, muere un gatito. Tú, por tus pecados, tienes la culpa de los males...

Read More