A quién no voy a votar el próximo domingo

¿Es ético que los periodistas pidamos el voto para Perico y Pindanga o debemos ser neutrales? Quizás el Colegio Profesional deba aclarar esta cuestión deontológica, sobre todo cuando algunos líderes de opinión omniscientes invocan la neutralidad siendo ellos parte interesada en la parte contraria de la parte recusada. Recuso la neutralidad y me declaro subjetivo: no votaré al machista recalcitrante Arias Cañete, con empresas Marca España en paraísos fiscales, ni a la frívola y evanescente Elena Valenciano. PP y PSOE cambiaron la Constitución por teléfono en 48 horas y entregaron la soberanía nacional, de la que tanto presumen, a la troika y al FMI. El muy izquierdoso Zapatero apoyó al muy derechista Durão Barroso y todos sabemos que en los próximos cinco años compartirá el gobierno europeo una coalición populares-socialdemócratas, tanto monta, monta tanto. Merkel, Draghi, el Rey, Felipe González, Aznar, Cebrián, Botín y todo el IBEX35 se desparraman de gusto. En esta penosa campaña, el dúo Pimpinela Cañete-Valenciano ha confundido la Liga con la Champions. El bipartido único PPSOE insulta a los electores hablando de herencias recibidas y disputas domésticas, y apenas de propuestas de futuro en clave europea y global. Por su soberbia, por su obcecación en el error, por su complicidad reiterada con corruptos que protegen aquí y allá, en Sevilla, en Compostela, en Ourense, en A Coruña, en Lugo y en la Zarzuela, hoy por...

Read More