Cántico espiritual

A las diez de la noche del 23 de octubre de 2017, sonaron en Compostela las campanas de la catedral, puntuales y metálicas, como acostumbran. En el punto central del crucero, allá donde intersecan todas las líneas románicas, barrocas y platerescas, a los pies del apóstol palestino, con el altar mayor a sus espaldas, y sobre su cabeza colgando el gancho ocioso del botafumeiro, Amancio Prada guardó diez veces silencio. —¡Benditas sean las villas y ciudades donde aún se puede escuchar el repique de las campanas! —dijo el artista cuando calló la Berenguela, y reanudó su mágico concierto, más...

Read More