Cornatel: Deuda de honor

Tengo una deuda pendiente, que voy a satisfacer. Una deuda de gratitud a que no alcanzan dólares, euros, maravedises y doblones. Una de esas deudas eternas que te acompañan el resto de tu vida y acunan el corazón en las noches de tormenta. La honrada Asociación de Amigos del Castillo de Cornatel me ha distinguido este año como Tenente de Cornatel, y allá hemos acudido, a la voz de Daniel Fernández, hasta el nido de águilas, a compartir la velada con Víctor, esforzado primus inter pares de Caballeros de Ulver, rodeado de mis buenos y leales Elena, Pablo, André,...

Read More