Diez de millones de bolcheviques

Tengo la sensación, compartida con muy distintas personas con las que hablo y procuro escuchar, de ser tratado por los profesionales de la política como un ser inferior, a quien Ellos desde su Olimpo de cartón-piedra miran por encima del hombro, como a súbditos mentales, menores de edad. La conducta de estos políticos profesionales es un continuo insulto a la inteligencia: pretenden que traguemos, y muchos tragan, mentiras burdas que no diría un niño de siete años. Simplezas que no pasamos al camarero que nos sirve el café con décimo, a la profesora de catalán o al funcionario recortado,...

Read More