No toquéis Primout

¡No toquéis Primout! ¡Especuladores, fuera vuestras sucias manos del río Primout! No y mil veces no. Despedimos junio en este blog, compartido con La Nueva Crónica –cuya hospitalidad agradezco por abrirme su balcón dominical–,  con el artículo “Francisco Aire Limpio”, invocando la encíclica papal Laudato si contra los depredadores de “la Casa Común: nuestra Hermana Tierra”; y reanudo la conversación con los lectores y lectoras con una denuncia indignada y enérgica: ¡Fuera vuestras sucias manos de Primout! Los argumentos en defensa de uno de los mejores enclaves naturales de la cordillera cantábrica no caben en estas líneas; remito a...

Read More