Bombita humana

Nació con la sonrisa puesta y aún no se la ha quitado: lleva trece añitos sonriendo y hasta cuando llora se ve que es de mentirijillas, arrumacos, pucheritos, sonrisas bañadas en perlas de rocío. Trece años pintándose pecas de canela sobre la tez de conguito y planchándose la melena rizada, de esas que enamoran. Un regalo de la Naturaleza su melena de amazona y todo lo demás, pero no solo me refiero a la belleza de sus ojos de miel: un regalo de la Vida la belleza interior que le brota por los poros, transpirando karma. Unos luchamos por...

Read More