¿Qué será eso de ser berciano en la nueva Aldea Global? Me despierto y pongo un disco de La Braña, «si quieres que el carro cante, métele el eje en el río». Me paso la mañana tarareando «…y no hay bodega en El Bierzo, donde no encuentre a mi gente».

A mediodía nos reunimos unos amigos a comer y Paz Gutierrez trae chorizos de casa, hechos por su madre, a quien dios guarde muchos años. Por casualidad, el vino que aporta Paulino es un Pittacum. Les doy de postre unas guindas en aguardiente. Echo la siesta hojeando Bierzo 7, que acaba de llegar puntualmente y ahora también me manda las esquelas por newsletter. Mientras leo una docena de blogs bercianos, me invitan a tres magostos y una paisana me escribe desde Venecia. Desde Bembibre, Loli me manda una guía y la ruta jacobea de Manzanal, de Jovino Andina. Plataforma Bierzo Aire Limpio me convoca a un acto contra la maldita incineradora. Y Manuel Cuenya amenaza con sacarme en Diario de León. En Twitter, mis sobrinos Jorge y Pedro me tuitean los goles de la Deportiva y mis hijas protestan: ¡hace mucho que no tomamos compota de manzana!

Este fin de semana caerá el primer botillo de la temporada. ¡Y los catalanes pidiendo la independencia, pudiendo ser todos del Bierzo! (un poco apretados, pero yo creo que caber, cabemos).

Os dejo La Braña para disfrutar durante el puente:
http://webs.ono.com/labrana/

[Foto: Río Meruelo, Molinaseca. ©Anxo Cabada]