LA GAVETA, CÉSAR GAVELA,  Diario de León, 29/04/2018.

Valentín Carrera es un berciano que lleva casi cuarenta años navegando por los mares de la cultura, la originalidad y el talento. Desde una incombustible pasión por hacer. Por ser. Por dar. Por imaginar. Por buscar. Él tenía cinco años y yo diez cuando nos conocimos. En el parque de la MSP, él rodeado de hermanos y yo también. Él vestido de blanco y yo creo que también. El blanco frente al negro de la cercana antracita, de la hulla y de tantas ferrallas fabulosas que dominaban la vida civil y fabril de Ponferrada, en particular de nuestro barrio de la Puebla. El barrio, entonces, de las dos estaciones ferroviarias.

Valentín es un gran trabajador. Ha escrito libros, se ha embarcado en un pesquero gallego y ha pasado semanas en Gran Sol. Ha pisado el polo Norte, ha viajado dos veces a la Antártida, ha recorrido la fascinante tierra de Irán, ha sido y es periodista en Galicia, también en León. Es un ecologista implicado y resistente, ha recorrido el Bierzo a caballo dos veces, y ha dejado el testimonio de esos viajes en dos libros más que perdurables, maravillosamente acompañados de fotografías y encanto. Valentín organizó varios vuelos en globo hace unos veinte años, y nos invitó a un grupo de escribidores leoneses a contar la aventura, en la que, por cierto, estuvo por completo ausente el temor. Acaso porque no hay mayor paz que la que uno disfruta a mil metros de altura, sin apenas sonidos de la tierra, en ese luminoso balcón de mimbre, colgado del aire.

Valentín ha sido profesor universitario y productor de televisión. Ha filmado series memorables por infinidad de lugares. Ha sido y es hombre vitalista e incansable. Uno de sus grandes proyectos consistió en publicar la obra completa del gran escritor berciano y universal Enrique Gil y Carrasco, el padre de la novela romántica española, el poeta delicado, el periodista cultural entusiasta y el ensayista lúcido. También el amigo de Espronceda, y el diplomático español en el reino de Prusia. Y el autor que con más belleza, propiedad y gracia ha escrito del Bierzo. Y todo eso en apenas treinta años de vida.

Pues bien, cuando creíamos que ya estaba todo cerrado y magníficamente editado, Valentín nos sorprende de nuevo con la publicación de la primera traducción de la novela «El señor de Bembibre» al idioma inglés. Una iniciativa en la que han colaborado Doireann MacDermott y Alonso Carnicer, viuda e hijo del escritor Ramón Carnicer, quien, a su vez, tanto admiró y escribió sobre su paisano Gil y Carrasco. Un empeño, el penúltimo de Valentín, cargado de trascendencia. Para que la gran novela berciana y universal pueda ser leída por los angloparlantes. Gil y Carrasco fue un remoto precursor del actual «boom» de la narrativa histórica. Un escritor lírico y épico lleno de encanto. Ahora también en la lengua de Shakespeare. Desde las manos de Valentín Carrera.

[Gracias, César Gavela, por tu generosidad y afecto]

Leer en Diario de León