La sensación de hundimiento y desbandada en el PSOE es ya generalizada: el último cañonazo a la línea de flotación viene desde Galicia.

Desde hace semanas, son muchos los que andan detrás de las filtraciones del sumario ¿secreto? de la Operación Campeón. Por cierto, ¡qué vergüenza de Justicia la que permite la filtración selectiva e interesada, una y otra vez, de los sumarios secretos, sin que caigan cabezas!

El objetivo a derribar es el ministro de Fomento, José Blanco, Pepe, Pepiño, el Passepartout de Zapatero Phileas Fogg en su Vuelta al mundo en Dos Legislaturas.

Todo indica que El Mundo, diario especialista en cobrar los servicios prestados, no cesará en el empeño hasta completar su acoso y Dorribo. En la edición de ayer da cancha a la rama catalana del socialismo (“El PSC pide explicaciones a Blanco”), a Feijóo (“Blanco está haciendo un gran daño a la política”), etc.

Otros medios, como Galiciadiario.com, insinúan sin aportar pruebas la existencia de numerosas cintas y grabaciones en la famosa gasolinera de Guitiriz. La pregunta que nos hacemos todos es si Blanco resistirá los diez días que faltan hasta el 20N o la presión será demasiado fuerte. La presión interna, queremos decir, la que empuja de dentro hacia fuera con una patada en las posaderas. Si acaece la defenestración de Blanco, el misil impactará en el casco del Titanic y el hundimiento será un drama. Pero no hagamos más cábalas.