Una señora inculta y maleducada, que presidía los plenos de las Cortes cuchicheando sonrisitas sin el mínimo respeto a los procuradores, se va del PP por despecho y ambición, haciendo todo el daño posible, tras “dos décadas de lujo y escándalos” (Diario.es) y sin rendir cuentas a la Justicia (Gürtel, Púnica, Tierra de Sabor, las patatas de su novio, el  millón de euros del marido y lo que saldrá). Las ratas huelen el peligro y el Partido Popular de Castilla y León es un barco que se hunde.

En el cauce del Ebro hay carteles que dicen “Hasta aquí llegó la crecida de 1961”. Pongan en Google “silvia clemente corrupción” y verán el listón de la infamia marcado por Silvia Clemente: “Hasta aquí llegó la mierda del PP en 2019”. Menos mal que está Ciudadanos para rescatar a las ratas náufragas.

Escribir una sola línea más sobre tal basura sería desperdiciar esta página que LNC me brinda generosamente cada lunes. Mejor que labios mentirosos de silicona, prefiero hablarles de labios que cantan versos y de verdades que ensanchan el corazón y elevan el espíritu. Los labios de una poeta berciana, Rosalía de Castro, cantada por un gallego universal, Amancio Prada.

Hablemos, pues, de verdad y poesía, de sentimientos y emociones, de la vida real. La sociedad real no es la que sale en los telediarios cada vez más casposos y reduccionistas. La sociedad real son las mil personas de carne y hueso que anoche llenaron la iglesia de San Fernando en Santiago de Compostela para compartir poemas y canciones con Rosalía de Castro y Amancio Prada.

(…) [Leer artículo completo en La Nueva Crónica].

Para saber más:
Diario.es: Cinco millones por desvelar detalles de la mansión: el pacto de silencio del marido de la presidenta de las Cortes de Castilla y León.
Silvia Clemente: la política segoviana bajo permanente sospecha.
Amancio Prada en San Fernando para homenajear a Rosalía de Castro.