Ya sabéis ustedes que mañana empieza la conferencia política de-ci-si-va del PSOE con el lema “Ganarse el futuro”: en la web www.ganarseelfuturo.es se puede descargar la ponencia de 386 páginas y 1.798 párrafos numerados a la manera de un código legislativo o un Evangelio.

Las observaciones previas establecen: la conferencia no es un congreso; no elabora resoluciones, “no da respuesta a todos y cada uno de los problemas del país”, no es un programa electoral y “no incluye los documentos sobre política territorial y local aprobados en Granada, Hacia una estructura federal del Estado, que no serán objeto de debate en esta conferencia”.

Si no es un congreso, ni toma decisiones, ni elabora un programa electoral –a seis meses de las europeas- ni va a discutir de la reforma constitucional ni de la cuestión catalana, ¡¡ya resuelta en Granada!!, ¿qué es esta conferencia y de qué va?

La conferencia es un conejo blanco que se ha sacado de la chistera el mago Rubalcaba en sus horas más bajas para blindarse a la desesperada. La conferencia del PSOE, que nace muerta, es Numancia. El respeto político –el personal siempre por descontado- que me merece el coordinador de la conferencia, Ramón Jauregui, me impide ser más crudo: el documento -lo he leído- es brutalmente inútil. Parece redactado por un jesuíta al servicio del enemigo.

Le sobran cien páginas de autocomplacencia; prueben a buscar “somos el primer partido” o “fuimos los primeros”: “El primero en regular las corrientes internas [que pregunten a los críticos y expedientados], en limitar mandatos [¿cuántos años lleva Rubalcaba en el machito, cuántas legislaturas Guerra?], en establecer incompatibilidades [que pregunten a Carmela Silva, concejala en Vigo, diputada y seis cargos públicos más], el primero en utilizar listas abiertas [¿ein?]”.

Si quitamos la publicidad, quedan doscientas páginas de buenas intenciones, faltas de claridad y compromiso. La redacción es ambigua, calculada, retórica, posibilista, juguetona. Como la conferencia no pretende hacer Política, con mayúscula, sino ganar tiempo, las propuestas enredan. Valen para un roto y para un descosido, que de eso van sobrados Óscar López y Elena Valenciano. Un despropósito.

Para cualquier ciudadano de este país progresista y de izquierdas, la lectura de esta ponencia es una bofetada dolorosa, un insulto a la inteligencia. Ni una línea de democracia real, de rectificación, de compromiso con la calle. Lean las doce líneas empalagosas que dedican a la Corona, pág. 384, síntoma de una absoluta desconexión de la realidad, con todo lo que ha llovido en la Zarzuela. Este PSOE agónico padece amnesia monárquica y religiosa; quizás el pueblo tenga memoria de elefante laico y republicano.

Sobre el vodevil de las primarias, ya da pereza recuncar: “Se propone que la Conferencia Política aborde nuevamente este debate y oriente fórmulas que permitan la participación directa de todos los militantes en la elección para la Secretaría General del Partido mediante sufragio individual secreto y directo; fórmulas que, finalmente, deberán ser acordadas por un Congreso Federal. [Ganarse el futuro, pág. 114].

Pues eso, compañeros, a orientar fórmulas, a marear la perdiz, que ya el congreso orgánico pondrá los puntos sobre las íes. También podría ser que de una vez por todas la militancia se harte y el rubalcabismo reviente. Pero soy pesimista: son muchos los cargos, carguitos y carguetes que seguirán ganando, aunque este país, el socialismo y la izquierda sigan perdiendo. @Tornarratos

Documento: Ponencia Ganarse el futuro (descargar pdf)
Ilustración: Alejo Vera y Estaca, 1880, blog Hispanarum