Entre todos la saquearon y ella sola se murió. Se ha cumplido un año desde el crimen financiero de Pescanova, un asesinato con muchas manos manchadas, y el muerto creado por el doctor Sousa Frankestein camina hacia la tumba (la inmediata liquidación) como un zombi, ante el pasmo de la banca, de los inversores atrapados y de toda la sociedad gallega.

El 3 de marzo Damm presentó su convenio, del que dijimos aquí que era “ilegal y nacía muerto”. Fácil de ver, basta con saber leer. Solo al conselleiro de Economía le pareció que “había motivos para estar satisfechos” y afirmó que “se abre un camino de futuro a Pescanova”. Todavía no ha rectificado.

La banca, sin embargo, ha reaccionado respondiendo a la tomadura de pelo de Carceller con un ingenioso, “donde las Damm, las toman”. “Ya hemos hecho bastante el gilipollas”, me confesó anoche el responsable en Galicia de un banco acreedor. La banca ha pedido al Juez que suspenda los concursos exprés de las filiales y pare los pies a Urgoiti-Carceller, pues no apoya su convenio. Carceller tensó tanto la cuerda que rompió. ¿Qué va a pasar ahora?

Hasta el 14 de abril, día de la república, Damm puede sumar el 51% de acreedores ordinarios. Misión imposible para Tom Cruise Urgoiti, pero ¡quién sabe!, se dice que andan comprando deuda por debajo de la mesa. Lo probable es que no haya convenio, el juez acuerde la liquidación y la Banca se adjudique los activos de Pescanova: Economía Digital cita a Jealsa, Fandicosta o Profand (proveedor de Mercadona) y La Voz de Galicia apunta a Iberconsa como posibles aliados industriales de la banca en ese escenario, que es el que este cronista viene anunciando desde hace meses y el menos lesivo para Galicia: una liquidación con tutela judicial es preferible a regalar la pieza gratis al grupo Damm-Oekter.

En todo caso, habrá desguace programado (en Chile se reanudó ayer), incluida la marca, cuya mala reputación es ya una rémora, ¿quién daría hoy un euro por la marca «Caixa Galicia»?

¿Y la Xunta? ¿Qué pinta en todo esto, salvo aplaudir cuando Damm clava la puntilla al zombi? ¿Y la oposición? ¿Y el Parlamento? Es una vergüenza que la segunda multinacional gallega se esté liquidando a la vista de todos sin que la Xunta de Galicia, ni su Presidente, ni el flamante Secretario Xeral del PSdeG, ni su alcalde vigués, ni el Parlamento, hayan dicho ni pío.

Además de las querellas que instruye la Audiencia Nacional, hay explicaciones pendientes por el saqueo anterior al uno de marzo de 2013 (concurso). La Xunta y el IGAPE tienen responsabilidad directa en revisar todas las ayudas concedidas a Pescanova y sus filiales en la última década. La diputada Carme Adán (BNG) pidió los expedientes hace un año… pero siguen sin conocerse.

El presidente Feijóo debe explicar en el Parlamento su amistad y relación política con el presunto delincuente Manuel Fernández Sousa, imputado por varios delitos muy graves, incluidas sociedades opacas en el paraíso fiscal de Panamá, que Feijóo acaba de visitar. Porque Pescanova se murió, pero no fue por una gripe, señor Presidente, alguien con quien usted tenía trato directo dejó un agujero de 2.000 millones de euros. Eso no es el pasado, Presidente: está ahí, ha ocurrido durante sus mandatos y usted tiene que explicar su papel en Pescanova a la sociedad gallega, y quizás haya datos que interesen también al juez Ruz (no olvidemos que Pescanova figura como donante en los papeles de Bárcenas, caso Gürtel).

En cuanto a la etapa Urgoiti –otro «colega» cuya llegada usted aplaudió-, el silencio de la Xunta ha sido complaciente, palanganero, y el resultado está a la vista. Pescanova Zombi se hunde y usted dirige la orquesta del Titanic, “¡Más cerca de ti, oh Dios!”, mientras bajo cubierta, la economía gallega se ahoga.

@ValentinCarrera
Ver en Galicia Confidencial
Leer el [patético] comunicado del Consejo de Administración

PREGUNTA DA DIPUTADA CARME ADÁN (BNG) NO PARLAMENTO GALEGO:

RESPOSTA DO CONSELLEIRO DE ECONOMÍA DA XUNTA DE GALICIA: