Mañana miércoles, 26 de octubre, Pescanova celebra una Junta General Extraordinaria por mandato judicial. Valentín Carrera, autor del libro de investigación Pescanova Crimen Perfecto, analiza el momento actual de la multinacional gallega y su escenario político y judicial. Blog Tornarratos publica como documentación relevante el famoso Informe forensic que será entregado el mismo miércoles 26 a todos los accionistas por orden judicial y que puede leerse aquí: Parte 1    Parte 2   Parte 3

Las mentiras de patas cortas, las ocultaciones y trampas durante meses, han tenido su primer batacazo judicial: se han estrellado contra el Auto de 6 de octubre de 2014 del Juez Mercantil de Pontevedra en el que, admitiendo una reclamación del accionista Silicon Metal Holding y otros, de 30 de abril, ordena la celebración de una Junta General Extraordinaria que tendrá lugar mañana miércoles 26 de noviembre, presidida por el consejero Diego Fontán y con asistencia de notario (designado por turno por el Distrito Notarial de Vigo) que levantará acta.

Objeto de la Junta ordenada por el Juez: primero, entregar a los accionistas la información secuestrada hasta hoy, especialmente el Plan de Viabilidad, elaborado por PwC, y el Informe Forensic elaborado por KPMG que consta en el sumario de la Audiencia Nacional instruido por el juez Ruz. Los accionistas no tendrán que esperar al día 26: pueden leer y descargar el Informe de KPMG íntegro en este blog y en Galicia Confidencial.

Además, Fontán deberá dar “información detallada del mandato otorgado a Lazard por el Consejo y de las distintas ofertas no vinculantes (…) y de los motivos por los que el Consejo eligió en su día la oferta de Damm y Luxenpart”. Dicho de otro modo: que todas las decisiones tomadas por el anterior consejo, viciado en su composición y espurios intereses, están sujetas a revisión; a revisión judicial, lo que podría dar origen a una impugnación a su vez de todo o parte del proceso concursal. No extraña, pues, que a la espera de que despeje el horizonte, la Banca mantenga la nave semihundida, al ralentí, sin meter un euro más de lo mínimo imprescindible para no tener que cerrar de inmediato. Se anuncia entre otras muchas distracciones que la Nueva Pescanova se retrasa a 2015, pero “…largo me lo fiáis”.

En segundo lugar, la junta de accionistas deberá votar, por orden del juez, una modificación de los estatutos que impida el derecho de voto “a los accionistas que se hallen en conflicto de interés”. No se hizo antes, porque a Urgoiti y a Carceller les interesaba ser juez y parte votando sus propias propuestas, en un ejercicio que roza lo delictivo, si hubiera en este país alguna autoridad mercantil, que no la hoy; pero de resultar aprobada la modificación de estatutos, la composición y el poder de decisión de la junta de accionistas variará sustancialmente. Cosa que a algunos produce pánico.

@ValentinCarrera es autor del libro de investigación
Pescanova Crimen Perfecto 

Imagen: Revista Interviú

Edita: Paradiso_Gutenberg

Distribuye: Latorre Literaria