Detesto con todas mis fuerzas escribir necrológicas -es fácil de entender- y me niego a convertir mi blog en página de esquelas; pero hay días que tocan risas y días que tocan penas. Hace poco compartí aquí la pérdida de Antonio Galán y Nicolás Solana y os decía que un amigo estaba en la UCI, “luchando a muerte por la vida”. Durante estos días hemos contenido la respiración agarrados, como él, a la esperanza; pero hemos perdido la última batalla.

Anoche falleció en Compostela nuestro amigo PEPE ESTELLER. Magnífico cámara de Televisión de Galicia, fue nuestro operador en la serie “Os Viaxeiros da Luz”. Durante treinta años compartimos trabajos, viajes y aventuras. Y nuestra amistad fue creciendo, entrañable. Hace apenas tres semanas “os viaxeiros da luz” nos reunimos en su casa de Touro para pasear por el campo, compartir un botillo y gozar de su compañía y la de Paz Gutiérrez.

Llevaba una década luchando contra la enfermedad, desahuciado por los médicos: “Tiempo de regalo”, decía él. Nunca le oímos quejarse: derrochaba buen humor y alegría, ganas de vivir. Era admirable la intensidad con que apreciaba cada momento, un atardecer, una estrella, una concha en la playa…

Su compañera nos ha transmitido su último mensaje: “No lloréis, despedidme con una sonrisa”. Será difícil, pero lo intentaremos. Querido PEPE ESTELLER, donde quiera que estés: gracias por tu lección vital, por tu ejemplo sencillo y humano, por tu bondad y alegría; por creer en mi el primer día que nos conocimos embarcándote sin dudarlo en el rodaje de Viaxeiros; gracias por ser el profesor de fotografía de Sandra y el cómplice de Alicia; el testigo gráfico de todos estos años en común.

Nos dejas el ejemplo de tus ganas de vivir y miles de imágenes inolvidables en fotos y video y, en cada una, tu inmensa humanidad y tu sonrisa generosa. Te echaremos de menos. Ah, espero que no te hayas olvidado el limpiador de objetivos, lo vas a necesitar para enviarnos tus fotos desde el otro lado del espejo.