[Homenaje a Charlie Hebdo, porque sin libertad y sin humor, no somos nadie].

Poner los pies encima de la mesa. Bombardear Bagdad. Hacerse fotos en las Azores. Torturar en Abu Ghraib. Guantánamo. Parecía una buena idea…

Hablar catalán en la intimidad. Pactar con Jordi Pujol. Pactar con Anguita. Pactar con el PNV. Pactar la reforma de la Constitución por teléfono con Zapatero. Pactar con el diablo. Parecía buena idea.

Invitar a Gadhafi a Zevilla. Mirar juntos los dientes del caballo árabe. Intercambiar corbatas con Fidel Castro. Venderle armas a Hugo Chávez. Vender tanques a la democracia de los Emiratos Árabes. Vender misiles a Arabia Saudí, a Bahrein, a Qatar. Parecía.

Tener un cuaderno azul. Escoger entre Rodrigo Rato y Mariano Rahoy. Enviar a Rato al FMI. Poner a Blesa en CajaMadrid. Poner a Elvira Rodríguez en la CNMV. Ir a la boda de la hija del Jefe. Traer a Rato del FMI. Poner a Rato en Bankia. Nombrar tesorero a Bárcenas. Nombrar ministro a Matas. Conceder el tercer grado a Matas. Parecía una buena idea.

Construir un aeropuerto en Castellón. Ser Alcaldesa de Madrid. Viajar en helicóptero con Esperanza Aguirre. Manifestarse con Rouco contra la ley del aborto. Nombrar ministro a Gallardón. Nombrar ministra a Ana Mato. Nombrar fiscal a Torres-Dulce. Apartar a Ruz. Parecía una buena idea.

Dolores de Cospedal, parecía una buena idea. Seguir los consejos de Arriola, gritar ¡viva Honduras! en El Salvador, gritar “¡Viva el vino!”, susurrar “¡Luis, sé fuerte!”, hacerse fotos a muerte con Camps, con Barberá, enviar mensajitos de ánimo a la mujer de Luis, enviar mensajitos a la ex del hijo de Pujol, declarar que Fabra “es un ciudadano ejemplar”, invitar al pequeño Nicolás al balcón de Génova, parecía una buena idea….

Parecía buena idea tensar la soga catalana para ahorcar con ella a Mas, negar el derecho a votar, negar los foros y los fueros, negar el paro, negar las reformas, subir el IVA, subir los impuestos, bajar las escaleras.

Obedecer a la Troika, besar el anillo de frau Merkel, echar de menos a Rubalcaba, poner a herr Alicia Camacho al frente, viajar a Andorra, convocar elecciones en enero de 2016, hacer el avión, ponerse de perfil, decir “ese señor de quien usted me habla”, “esa cosa”, hacerse invisible, hacerse de plasma, arriolarse… parecía una gran idea.

Echar la culpa a Zapatero, a Rubalcaba, a Pedro, a Susana, a Podemos, a Syriza, a Chávez, a Corea, al diablo. Sembrar el miedo. Nosotros o el caos (que también somos nosotros). Hacer a Cifuentes alcaldesa, mantener a Rita, mandar más guardia civil a Cataluña, volver a subir el IVA, devolver el 0,25 a los funcionarios, ignorar las encuestas, maquillar las cifras del paro, decir en un tuit que “2015 es el año de la recuperación”, anticipar las generales a mayo, o mejor, retrasar las municipales a diciembre, a ver si mientras escampa.
Parecía una buena idea…

@ValentinCarrera