—La Acción por el Clima exige la amputación de los órganos gangrenados: basureros, chimeneas tóxicas, incineradoras o minas a cielo abierto.

—Es tiempo de pasar a la desobediencia comercial, mercantil y energética: olvidar la tarjeta, apagar la luz, aparcar el coche.

 

[…] Es urgente dejar el coche en el garaje, usarlo lo mínimo mínimo mínimo y caminar, cambiarlo cuanto antes por uno eléctrico ―¡Que rabien las petroleras!―, cerrar el grifo y apagar la luz ―¡Que rabien las eléctricas!―, reciclar ropa, muebles, utensilios, evitar plásticos, comprar menos… no caer en las mil y una trampas de la sociedad de consumo. Y exigir a las Administraciones que cambien el paso y rectifiquen las políticas catastróficas que nos han traído hasta aquí.

El grito de guerra de Greta Thunberg ha sonado rotundo ante la Asamblea General de la ONU o en la COP25 de Madrid, pero aún no se escucha en El Bierzo, ni en tu casa ni en la mía, ni en unas Administraciones aquejadas de ceguera y sordera crónicas, que siguen amparando con su activa complicidad las incineradoras, las gasolineras, y las multinacionales.

“Cuantas más cosas se poseen, más pobre es uno”, decía Thoreau. Nuestra felicidad no necesita más objetos, sino menos: gastar menos, producir menos, consumir lo mínimo. Reducir, reciclar y reutilizar: #BasuraCero, Residuo Cero, en afortunada expresión de Paul Connett, limpiar el planeta de basura, comunidad a comunidad, familia a familia.

Una verdadera Acción por el clima para empezar el Nuevo Año podría ser un sabotaje mundial al consumismo. Thoreau nos enseñó el camino de la desobediencia civil: es tiempo de pasar a la desobediencia comercial, mercantil y energética. Es tiempo de apagar el interruptor del sistema y construir una pequeña cabaña. Feliz 2020. #ODSéateBierzo!

Próxima semana: ODS 15, Ecosistemas terrestres

Leer artículo completo en La Nueva  Crónica.

Enlaces de interés:
Web de la ONU sobre los ODS.
Alto Comisionado de España para la Agenda 2030.