2ª Propuesta de Convenio (19 de marzo 2014)

Lee y/o descarga la 1ª propuesta de convenio de Damm 

 

A propósito del convenio sobre la “Nueva Pescanova S.L.”, leemos hoy en Faro de Vigo: “Hay motivos para estar satisfechos, se abre un camino de futuro a Pescanova”, aseguraba ayer el conselleiro de Economía e Industria”. Fin de la cita.
Si afirmo que el conselleiro no tiene “n. p. i.”, los lectores pensarán que es un exabrupto; debemos pensar entonces algo peor, que participa de la pomada Urgoiti, ese crack que hundió el Banco Gallego y preside la Fundación Gaiás-Cidade da Cultura, otro agujero negro. Sería bueno que el conselleiro de Economía explicara ante el pleno del Parlamento Galego sus motivos para estar satisfecho. Ah, perdón, olvidaba que ninguno de los cuatro grupos parlamentarios de la cámara ha solicitado esa comparecencia, como si Pescanova no fuera, con NCG, el mayor escándalo financiero de Galicia. Nos queda la esperanza de que formule la incómoda pregunta la señora diputada del Grupo Mixto…
La sociedad gallega desconoce los motivos de satisfacción del Conselleiro, pero le vamos a decir diez motivos de grave preocupación:

1) La quiebra de Pescanova se está llevando con absoluta opacidad: continuando las prácticas de Sousa, Urgoiti y Damm ocultan sus pasos e intenciones a trabajadores, acreedores, accionistas, CNMV, al juez y a la sociedad, acumulando mentira tras mentira. Eso debiera preocuparle al Conselleiro.

2) Se miente con descaro: se anuncia que el grupo no es viable sin Pesca Chile, un periódico coruñés dice que “han parado la venta”, el síndico chileno lo desmiente rotundo, pero el bulo interesado queda flotando en el aire. Ahora parece que toca centrarse en la parte española y ni un duro para las filiales internacionales. Aquí lo hemos llamado hace meses, “desguace programado”.

3) La CNMV publica hoy un Hecho Relevante: la presentación en el Juzgado Mercantil de Pontevedra de una propuesta de convenio para Pescanova y Pescafina. ¿Tiramos cohetes? Ese convenio –cuya letra pequeña oculta el Consejo, pero sabremos pronto en sede judicial- es papel mojado sin el respaldo del 51% de los acreedores, que en este momento no existe. La Nueva Pescanova S.L. nace muerta.

4) La propuesta es una sofisticada operación de ingeniería societaria y financiera: pretende desmontar Pescanova SA (que se comería todo el marrón) y crear dos sociedades “Nueva Pescanova SL” y “Pescanova España SL”. Dos sociedades limitadas instrumentales, fuera de control, como las que le gustaban a Sousa, para el gobierno de su segunda multinacional gallega, ¡todo un motivo de satisfacción, señor Conselleiro!

5) La propuesta es una tomadura de pelo en toda regla: no hay ningún plan de viabilidad para una empresa real, lo que el Consejo pide al juez es: A) que autorice una quita privilegiada superior a la prevista en la ley, “atendiendo a la especial trascendencia del grupo Pescanova para la economía nacional”; B) que permita hacer “concursos exprés” para reestructurar las filiales a ritmo de samba; C) que se olvide de los accionistas y de la legalidad en beneficio de dos particulares (Damm+Luxempart).

6) “Propuesta básica: quita del 97,5% de sus créditos y pago en 8,5 años”. Fin de la cita. La sociedad gallega está ansiosa de ver cómo su conselleiro de Economía defiende con uñas y dientes una quita del 97,5% de sus créditos para todas las pymes, autónomos y empresarios del país. Además de insultante, es inviable e ilegal, el juez no podrá autorizar que se superen los límites legales. Más papel mojado.

7) De prosperar el escarnio, el grupo catalán Damm y el luxemburgués Luxempart (autodenominados “el Consorcio”) se quedarían Pescanova con un desembolso de 21,6 millones/€ (15,5 en efectivo y resto capitalizar deuda). Damm representa los intereses de la multinacional alemana Oekter. Por 15,5 millones, el destino final del fondo de comercio del capitán Pescanova será Oekter. Curioso modo de hacer empresa “galega”, señor Conselleiro.

8) En su inmensa generosidad, el Consorcio “reconoce una participación del 4,99% a los accionistas existentes en Pescanova tras la reestructuración”. Tener el 4,99€ de Nueva Pescanova S.L. es igual a cero. Dicho en paladino: se liquida a los bonistas y minoritarios, que ya han anunciado impugnaciones. Pregúnteles y verá qué pocas ganas de fiesta tienen, señor Conselleiro.

9) El fondo Cartesian ha pedido al Juez una junta extraordinaria de accionistas (el equipo de Urgoiti rehusó la carta certificada, tuvieron que pedirla por vía notarial). La junta debería celebrarse en este mes y cualquier decisión debe contar con el 51%. Damm (6,25) y Luxempart (5,8) necesitarían sumar un 39,4 de otros accionistas, lo que parece imposible. De ahí las prisas por liquidar Pescanova SA, cuya junta de accionistas no controlan y crear la Nueva Pescanova S.L., donde se garantizan (¿con qué derecho?) un tramo privilegiado del 30%. Multiplican su participación por tres y reducen la de los minoritarios a cero. Un plan brillante.

y 10) Se ha cumplido un año de la estafa y siguen faltando 4.000 millones en la caja de Pescanova: partidos políticos y grupos parlamentarios callan, sindicatos y trabajadores se aferran desesperadamente a un barco que se hunde, la justicia avanza despacio, la sociedad gallega que aplaudía a los Sousa-Andrade, mira hacia otro lado, avergonzada. Es una gran vergüenza para Galicia: solo el conselleiro de Economía parece tener “motivos de satisfacción”.

@ValentinCarrera
Ilustración: cinabrio blog
Descargar comunicación a la CNMV H.R. convenio Pescanova
Libro Pescanova Crimen Perfecto
Economía digital: Banca y Damm desafían al juez