Esta Mesa Vintage ―formada solo por hombres maduros, a juzgar por las fotos públicas― nace a contrapelo de la revolución feminista que opera en toda España: tenemos el primer Gobierno de Ministras y Ministros y el segundo nivel ejecutivo más paritario de la historia. Por primera vez, presidenta en el Congreso, en el Senado, TVE, Fiscalía General, Agencia EFE, Red Eléctrica y un largo etcétera, mientras en León y en El Bierzo a su Mesa Vintage solo se sientan hombres. Sin paridad, la Mesa nace muerta.

¿Dónde están las mujeres de CCOO, UGT, del PSOE o de PODEMOS, incluso de la FELE? Una Mesa que no cumpla la paridad será inconstitucional. ¿Avalan los secretarios generales de CCOO y UGT que vinieron a León a hacerse la foto una Mesa inconstitucional? El movimiento feminista leonés debería exigir el próximo 8M una Mesa por el Futuro estrictamente paritaria.

Además, la Mesa por el Futuro debe ser verde, ecológica, sostenible. Cuando hablan de “reindustrializar la provincia”, ¿a qué se refieren? ¿A Forestalia, Cosmos, minas a cielo abierto, canteras de pizarra contaminantes, ríos envenenados, saqueo de plomo y cinc? Todo eso es el pasado. Para construir el futuro necesitamos industrias limpias y sostenibles, energías renovables, compatibles con la Carta de la Tierra, el Acuerdo de París y la Agenda 2030.

La hoja de ruta es sencilla: una Mesa por el Futuro Paritaria y Sostenible, que en su composición y objetivos respete la igualdad y asuma los ODS de la ONU sin incineradoras tóxicas ni industrias contaminantes. O bien, una Mesa Vintage por el Pasado de León y del Bierzo.

Leer artículo completo en La Nueva  Crónica.