[…] La diferencia entre Mafalda y Ayuso es que Mafalda es real, de carne y hueso ―como saben sus millones de fans en todo el mundo―; y Ayuso es un personaje de ficción, como también saben millones de madrileños y madrileñas. Mafalda es la honradez en estado puro; Ayuso es puro esperpento de Valle Inclán, la parodia de sí misma, la falta de escrúpulos, la ignorancia, la prepotencia […]

Leer artículo completo en La Nueva Crónica.