La edición de este libro del artista cacabelense Pedro G. Cotado, a quien conozco desde hace años como un magnífico pintor, y a quien desconocía como trovador contemporáneo, me ha obligado a hacerme algunas preguntas y reflexiones sobre mi reciente profesión de editor y sobre los objetivos y planes editoriales de los dos sellos editoriales que impulso, eBooksBierzo y su hermana en papel, Paradiso_Gutenberg.

“Romance sangrante de España y de Europa” no es un libro que yo hubiera seleccionado por iniciativa propia, incluso contiene algún exceso (por ejemplo, sobre los inmigrantes) que no comparto, pero el entusiasmo contagioso de Pedro Cotado, a medio camino entre el romanticismo exaltado y la iluminación profética, me ha llevado al huerto.

Las reflexiones como editor berciano, y nótese que añado con intención la partida de nacimiento, son las siguientes: para quienes somos lectores y los libros forman parte de nuestra vida como la ropa o el café, un editor es aquel que lee por y para nosotros; busca, indaga, selecciona y nos ofrece un libro con su aval o garantía. Pienso en editores imprescindibles como Jorge Herralde, a quien nuestra cultura contemporánea debe la creación de Anagrama, o Mario Muchnik, que ha publicado a más de 500 autores y autoras, entre ellos algunos de los más importantes del siglo.

Pienso en editores como Carlos Barral –capaz de encargar una edición de El Señor de Bembibre a Ramón Carnicer en la Barcelona de los años 70-, en Beatriz de Moura, Constantino Bértolo, y otros que son referentes y modelos de un oficio tan bello como necesario: el oficio de leer… con criterio.

Desde su nacimiento en 2011, eBooksBierzo aceptó como delimitación –además de las limitaciones personales de este editor– el horizonte local, comarcal o regional: libros de temas y autores bercianos. Desde El Bierzo para el mundo, 24 h. al día, 365 días al año en la web, sin límites tecnológicos, pero atentos al propósito de ser una editorial al servicio de las Letras Bercianas, y por extensión leonesas, a veces galaicas… todo ello ha de hacerse sin exclusiones ni fronteras, con amplitud de miras y vocación universal.

Esta perspectiva implica la renuncia a establecer el canon de las letras bercianas. Herralde, Muchnick, Moura, la colección Visor de Poesía, Anagrama… han creado un canon de referencia: consagran autores, derriten a otros, crean best-sellers, marcan tendencias y a veces monopolizan el tenderete más de la cuenta en alianzas poderosas que unen horizontalmente a determinadas editoriales con periódicos, empresas, grupos de comunicación y otras hierbas. Sobre todo esto, me remito a “El cura y los mandarines” de Gregorio Morán.

Como lector tengo mi propio canon berciano, que he contado hace años en “Viaje interior a la provincia del Bierzo” y va desde “Donde las Hurdes se llaman Cabrera”, de Carnicer, a la “Antífona de otoño en el valle del Bierzo”, de Mestre, pasando por Antonio Pereira y César Gavela. Más, ni quiero ni debo trasladar mi gusto personal a la selección editorial de eBooksBierzo, porque no pretendo seguir el modelo Herralde sino servir de cauce de difusión a nuestros autores y autoras, en un soporte digital al que, como en tantas otras cosas, hemos llegado tardíamente. Es sorprendente que en El Bierzo no exista ninguna iniciativa institucional que apueste por la edición digital de nuestro patrimonio, y haya asumido este reto (económicamente inviable) un particular más romántico que otra cosa.

Con estas consideraciones, cuando el artista, ahora metido a poeta revolucionario, Pedro Cotado, me planteó editar su desmesurado Romance sangriento, no encontré motivos para rechazarlo, aunque le advertí desde el minuto cero la nula rentabilidad del asunto: en la web hay más de un millón de ebooks gratuitos y un ebook se vende en Amazon entre 0,99€ y 5€, de los que la multinacional se queda un 70%; los ebooks de eBooksBierzo tienen un precio medio de 3€ y este de Pedro Cotado, para ser aún más románticos e insensatos, hemos decidido ofrecerlo a 1€. Un click, un euro y se lleva usted en su móvil, Kindle, iPad, tablet, portátil o lo que sea, unas coplas tronantes y sangrantes.

Pero quizás debamos comprender todos que hay cosas en la vida más importantes que el dinero –siendo este muy necesario–, y que desde luego ni este editor se pone “por dinero” a quitar puntos y poner comas, o al revés, en un word alocado, ni el autor Pedro Cotado se ha puesto a escribir, “por dinero”, más de mil cuartetas, reciamente trabajadas.

Cotado ha escrito como un torrente, con momentos de inspiración, movido por la pasión, el entusiasmo, la fe en lo que dice, y más que decir, clama y proclama, protesta, irradia, denuncia. Como un niño enfadado –¿qué son los artistas sino eternos niños, Peter Pan en Cacabelos?-, como un adolescente rabioso con el mundo que no le gusta, con el país que le defrauda, asqueado con tanto robo, fraude, deturpación, usura, basura.

Y allá va Pedro Cotado en tromba con sus mil cuartetas, nacidas para ser cantadas o recitadas por algún juglar medieval, o como un cantar de ciego, con la música de una zanfona ronroneando el corro; coplas nacidas para ser clavadas con una chincheta en el poste de la luz en el concejo, donde ponen las esquelas, como clavó Lutero sus 95 tesis en la puerta de Wittenberg. Pedro Cotado es nuestro particular protestante, o protestón, incómodo con el poder y sus contubernios, lúcido como un profeta capaz de darnos esta “visión cruda y constructiva de la actualidad laboral, social, política, humana… de un siglo absurdamente incierto”.

Es mía la responsabilidad de editar este “Romance sangrante”, políticamente incorrecto de la pe a la pa, como debe ser; todo lo demás, los versos, la geografía, las mayúsculas, cursivas y negritas, la puntuación y el entusiasmo son exclusiva responsabilidad de Pedro Cotado, trovador, visionario, inconformista, a quien este mundo nuestro no le gusta porque posee un mundo propio interior más noble y elevado, donde habitan la justicia y la esperanza.

@ValentinCarrera
Ver o adquirir ebook Romance sangrante en eBooksBierzo
en Amazon
Ver en Revista de Castilla y León