Arriba las ramas. De El Hierro al Bierzo: la utopía sostenible (y 5).

Recapitulemos los artículos anteriores: una sociedad, una economía, una empresa sostenible es la que sitúa en el centro a las personas. El Desarrollo Sostenible es un cambio interior, una toma de conciencia global: no se puede ser un poquito sostenible, colmo no se puede estar un poquito embarazada. Se está o no se está; y desde luego, sin residuo cero el proyecto, la actividad o la empresa no es limpia ni sostenible.

Residuo cero. Volvamos a los objetivos del milenio (ODS) formulados por la ONU, que debemos incorporar a nuestras vidas y agendas. Erradicar la pobreza, combatir la desigualdad, solucionar el cambio climático. Una mirada ecológica es una mirada global: todo está profundamente relacionado. Cuando decimos “No a la incineración”, no estamos hablando de una chimenea en Buñol, en Córdoba o en El Bierzo, sino de cuestionar el modelo industrial que está detrás de esa chimenea. Cambios profundos de largo recorrido. Un golpe de timón.

El cierre de la minería del carbón levanta ampollas, pero no es la primera vez ni será la última en la historia que un fracaso o un desastre conducen a un horizonte nuevo y mejor. La resistencia vendrá siempre de lo que no quiere morirse y ya está muerto, como la minería del Bierzo. Se resisten los taxistas, los hoteleros y se resistieron los fabricantes de máquinas de escribir Hispano Olivetti, y cuando se inventó la imagen digital, la poderosa Kodak dejó de fabricar carretes de 35mm y cerró. Por no hablar de los periódicos en papel y de mis amigos, los quiosqueros.

Comprendo que hay una vida y un drama familiar detrás de cada despido, pero hay otras tantas vidas y familias delante de cada nuevo empleo. Afrontar el cambio climático, como propone la ONU, pasa por suprimir miles de empleos (que parecían buena idea) y sustituirlos por nuevos trabajos limpios y sostenibles. En energía, en tráfico y movilidad, en agricultura, en comercio, en educación, en periodismo y en todo.

La economía circular traerá nuevos puestos de trabajo, pero distintos. Cuanto antes nos pongamos manos a la obra, mejor para todos: veo a mi tierra, El Bierzo, anclada en sus nichos de trabajo moribundos (alimentados por sonda pública), mientras otras zonas despegan a partir de un diagnóstico Carbono Cero, Residuo Cero.

Una aproximación al plan de sostenibilidad de El Hierro permite ver un modelo exportable, muy adecuado, por su dimensión y condiciones naturales, para El Bierzo, aunque estemos a años luz. Soñar es gratis y cada cual quiere a su tierra a su manera: ¿Por qué no proponer El Bierzo 100% Sostenible?

“Los habitantes del Bierzo —transcribo la Carta de Ciudadanía de El Hierro—se comprometen a trabajar por las energías renovables y el reciclado de residuos, y las administraciones implicadas favorecerán su gestión”. Reciclado de residuos, no incineración, por si algún alcalde no sabe leer.

Javier Morales, a quien comenzamos citando en esta serie, lanza al viento cuatro mensajes sobre los que debemos reflexionar. Primero, “Hay enormes cantidades de energía renovable y accesible a nuestro alrededor”. Pensemos, en El Hierro y en El Bierzo, en toda la potencia eólica, solar, forestal o hidráulica que desaprovechamos cada día. El modelo de la Central Hidro Eólica de Gorona del Viento aplicado en el embalse de Bárcena generaría energía limpia para abastecer a toda la ciudad de Ponferrada sin afectar al caudal del río y sin perjuicios ecológicos, al contrario de ciertos abusos que algunos especuladores pretenden.

Segundo: “Todos disponemos ya del capital necesario para ser propietarios de la energía de la comunidad en la que vivimos”. Autosuficiencia energética en vez de seguir enchufados a la red tóxica. El Bierzo podría ser autosuficiente en energía limpia, pero lleva décadas exportando vatios a precios coloniales. ¿Y qué me dicen de un Plan de Movilidad Sostenible en El Bierzo, sin combustibles fósiles, basado en coche eléctrico, biodiesel, transporte colectivo? En El Hierro están en ello y les va bien.

Tercera tesis de Morales: “Ser los propietarios de la energía permite a cada comunidad financiar el desarrollo, dinamizar la economía local y crear empleo”. El Cabildo Insular de El Hierro es el propietario principal de la Central de Gorona que este año ha tenido 14 millones de euros de beneficios (9,3 para el Cabildo): ¿se imaginan al Consejo Comarcal del Bierzo con esta autonomía financiera? Sin olvidar el beneficio ambiental: “Hemos evitado la emisión a la atmósfera de más de 18.000 toneladas de CO2 y dejado de quemar 6.000 toneladas de fuel, con un ahorro de más de 1,8 millones de euros que pagábamos en combustible”. ¿Qué tal ahorrar en El Bierzo 18.000 toneladas de CO2?

Cuarta tesis: el Sistema de Interacciones de todo lo anterior produce beneficios gratuitos y mejora la competitividad. Nueve millones caídos del cielo, del viento, nunca mejor dicho —no de los impuestos ni de fondos Miner— para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos no está mal. Todo lo anterior contribuye de una manera eficiente y ejemplar a frenar el calentamiento global y el cambio climático, mientras que las políticas viejunas, cortoplacistas, solo conducen a enterrar un poco más nuestros difuntos empleos.

Si han llegado hasta aquí a través de estos cinco textos herreños, comprenderán mi fascinación por un modelo de desarrollo 100% sostenible que pone en el centro a las personas, en armonía con la naturaleza. ¡Arriba las ramas!

Documentos:

Carta de Ciudadanía de El Hierro.

-Plan de Movilidad Sostenible de El Hierro (Documento final, 2010).