El Bierzo tiene 131.000 habitantes, diez mil menos que hace una década. La mitad de la población berciana vive en Ponferrada, que fue creciendo durante cien años y llegó a tener 70.000 habitantes en 2003, “la quinta ciudad de Castilla y León”, ahora con 65.000 y bajando desde 2012.

Este descenso de población afecta a toda Castilla y León. Una parte corresponde al saldo vegetativo negativo (7.906 personas menos en 2017, es decir, murieron más de los que nacieron) y otra parte al saldo migratorio: se van más de los que vienen.

¿Por qué? Las causas son complejas. Primera, el envejecimiento, como ocurre en la Europa prejubilada, que solo resolverá la entrada masiva de inmigrantes. Segunda, la baja natalidad: la crisis económica no anima a crear familias numerosas, ni siquiera monoparentales. Tercera, el completo abandono del rural, el entorno de los abuelos y abuelas: huertas, sotos, casas, viñas, pueblos enteros desiertos, las raíces de las que nuestra sociedad se ha desentendido y las Administraciones públicas, más. La cuarta causa es consecuencia de las tres anteriores: cierre de industrias y empresas, y ausencia de horizontes.

Todo esto hace que Castilla y León sea líder nacional o más bien farolillo rojo en despoblación, y líder absoluto en despoblación rural; y dentro de la Comunidad Autónoma, la provincia de León es a su vez la peor; y dentro de León, El Bierzo, de modo que somos demográficamente el culo del culo del culo. Por si no queda claro.

[Seguir leyendo artículo completo en La Nueva Crónica].

Para saber más:
Infobierzo: El paro aumenta en El Bierzo.
La Nueva Crónica: Diez mil bercianos menos en una década.
Datosmacro.com.
—Alejandro Martínez, De siervos a esclavos.
Castilla y León encabezó en 2017 la pérdida de población.

 

Galería: La mina, por Anxo Cabada.