Parece ser que el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha tenido un ataque de dignidad y se ha enterado durante la campaña de que el ministro Soria es “insensible y arrogante”.

Herrera es presidente desde 2001: está bien que después de ¡14 años! caiga del guindo y descubra que “su” Gobierno Amigo lleva toda la legislatura burlándose de la minería del Bierzo. Lo extraño es que este ataque de dignidad haya sido al día siguiente de sacar los peores resultados del PP en esta Comunidad.

Quizás podría haber dicho algo antes: por ejemplo, antes de iniciarse la campaña, cuando supo que Rajoy iba a pasear muy a menudo por Castilla-La Mancha, del ganchete de Cospedal, como dos tortolitos, y aquí solo haría una visita fugaz a Burgos. Siendo Castilla y León el granero de votos del PP, ese desprecio de Rajoy es difícil de entender. Pero eso había que denunciarlo antes, señor Herrera.

También pudo tener un ataque de dignidad cuando la vicepresidenta Soraya sufrió afonía repentina al saber que los mineros la esperaban para jalearla en el mitin de León. Al día siguiente, Soraya estaba milagrosamente curada. En mi pueblo ese tipo de afonía se llama cagalera. Pero usted, señor Herrera, calló aquel día ante la cobardía de su vicepresidenta.

Su ataque de dignidad me parece bien, aunque tardío: pero está a tiempo, si mantiene el rumbo anunciado, de salvar los muebles de un partido que se derrumba por la indolencia de Rajoy: dejen ya de decir que el Rey Pasmado viste manto de armiño cuando está desnudo.

Su desnuda derrota anticipa la de noviembre y les señala el camino: un ERE de extinción a todo lo contaminado por corrupción (¡que aún no han movido un dedo, señor Herrera!) y un cambio generacional a la manera de Albert Rivera, de 35 para arriba deja de tocarte la barriga.

Le felicito por este ataque de dignidad. Señor Herrera: le esperamos cuanto antes en El Bierzo, codo con codo con los mineros, hasta lograr el cese de ese ministro insensible y arrogante que les ha hundido la campaña y la minería. De paso, podemos meter en el lote a Rajoy, antes de que hunda el barco del PP y de España. Si usted quiere, podemos.

La Nueva Crónica, 31 de mayo de 2015
Foto: Ramiro [“La súplica del carbón”, Diario de León]