El crimen forestal de la Tebaida será investigado —y esperamos que resuelto por la Justicia hasta las últimas consecuencias— no gracias a los que están obligados a hacerlo por ley, por su cargo y sueldo, sino gracias a la ciudadanía, gracias al trabajo y a la constancia de Bierzo Aire Limpio, Tyto Alba, A Morteira y Asfole, y al apoyo de cientos de bercianos y bercianas que han contribuido, euro a euro, en sus modestas huchas contra el fuego.

Si fuera por la Alcaldesa de Ponferrada, el Consejero de Fomento, el Fiscal y el Juez, la persecución del delito ecológico de la Tebaida estaría ya cerrada y archivada. ¡Viva la impunidad y la madre que os parió! ¡Arriba las ramas!

Leer artículo completo en La Nueva Crónica.