[…] Hijos del carbón es el libro definitivo de la minería, no solo en Asturias, Sabero y El Bierzo, que nos tocan más de cerca en el relato, sino en toda España, durante casi dos siglos, cuando “el carbón era el pan de todas las industrias”. Sabugal escoge el vehículo narrativo adecuado, un viaje, que la autora hace con su fotógrafo de cámara, de mina en mina y de cuenca en cuenca. La niña, hija y nieta de mineros, acompaña a la mujer madura —de insultante juventud, pero hablo de otra madurez— y a la periodista certera, que a su vez comparten blablacar con una escritora de novela negra, que por las noches trabaja en un club de jazz.

El resultado es fascinante y se deja leer de un tirón: nunca antes nadie nos había contado así de bien, y tan clara y sin estridencias, nuestra propia historia minera, la del Bierzo, por ejemplo. Todas las silicosis, todos los robos y corrupciones: la balanza de pagos, siempre desequilibrada, que se llevó la mena, el carbón y el oro; y nos dejó la ganga, la destrucción, la despoblación, el paro y esa nube de polvo negro que sobrevuela las cerezales, los huertos y los cementerios.

Leer artículo en La Nueva Crónica.

Foto: Minero, retrato de Anxo Cabada, 2008.