Con sus insultos, o con las querellas-mordaza, algunos quisieran distraernos, pero no caeremos en la trampa: necesitamos mucho debate abierto, democrático, sin insultos, sobre los distintos modelos de economía, industria y desarrollo. El problema es que en su época el Conde de los Gaitanes y ahora Victorino Alonso, Joâo Miranda, Francesco Satarace, Samper Rivas y los Consejeros de la Junta de Castilla y León jamás han querido sentarse a debatir ante la sociedad berciana. No conocen la palabra transparencia. Prefieren jornadas amañadas, estudios pagados y ruedas de prensa donde nadie les lleve la contraria.

Basta ya de disparar gratis con pólvora del rey. Los que insultan se definen a sí mismos. Yo les invito a un debate público, con un moderador imparcial —por ejemplo un o una periodista local, sin excluir a nadie—, y con una sola condición: retire usted sus insultos y deje de insultarnos; y hablemos en serio y con respeto del futuro del Bierzo.

(Leer artículo completo en La Nueva Crónica)