El respetado líder «histórico» del PSOE, don Felipe González Márquez, acaba de comprar 2.000 acciones de la empresa Gas Natural, de la que cobró 127.000 € en el año 2013, y en cuyo consejo comparte asiento con el presunto delincuente Demetrio Carceller, imputado por la Audiencia Nacional por varios delitos graves, y con Juan Rosell, presidente de la patronal. Luego dicen que si les han abandonado los votantes socialistas y no sé qué zarandajas.

Hoy es un buen día para plantearle a Pedro Sánchez, próximo secretario general del PSOE para regocijo de Mariano Rajoy Brey, que pida a Felipe González la baja en el PSOE. O que se la de directamente.

La puerta giratoria, compartir consejo con presuntos delincuentes, ganar una pasta por «aburrirse» -como él mismo dijo, despreciativo-, comprar acciones del oligopolio energético que nos saquea, y hacerlo todo predicando y dando consejos éticos a la peña es incompatible con el más elemental concepto de socialismo. Es conducta reaccionaria, derecha pura y dura.

Mi diagnóstico para la «nueva» etapa que empieza mañana: el PSOE tendrá que pasar por la experiencia del PASOK, soltar todo el lastre de la casta y la caspa, y renacer de casi cero, sin consejos de administración, ni acciones de Gas Natural, sin narcises serras ni salvadores moredas en cajas de ahorros y otros festines.

Ellos traicionaron a sus votantes y los ciudadanos hace tiempo que les han vuelto la espalda.

CNMV: compra de acciones por Felipe González

CNMV: Honorarios del consejo de Gas Natural