• 𝗟𝗮 𝗲𝘅𝗽𝗼𝘀𝗶𝗰𝗶ó𝗻 𝗲𝘀𝘁𝗮𝗿á 𝗱𝗲𝗹 2 𝗮𝗹 19 𝗱𝗲 𝗷𝘂𝗹𝗶𝗼 𝗲𝗻 𝗹𝗮 𝗖𝗮𝘀𝗮 𝗕𝗼𝘁𝗶𝗻𝗲𝘀 𝗱𝗲 𝗟𝗲ó𝗻, 𝘆 𝗹𝘂𝗲𝗴𝗼 𝘃𝗶𝗮𝗷𝗮𝗿á 𝗮 𝗔𝘀𝘁𝗼𝗿𝗴𝗮, 𝗩𝗶𝗹𝗹𝗮𝗳𝗿𝗮𝗻𝗰𝗮, 𝗠𝗮𝗱𝗿𝗶𝗱, 𝗣𝗼𝗻𝗳𝗲𝗿𝗿𝗮𝗱𝗮 𝘆 𝗕𝗿𝘂𝘀𝗲𝗹𝗮𝘀.

• 𝗗𝗲𝘀𝗱𝗲 𝗹𝗮𝘀 𝗿𝗮í𝗰𝗲𝘀 𝗵𝗮𝘀𝘁𝗮 𝗲𝗹 𝗣𝗮𝗿𝗹𝗮𝗺𝗲𝗻𝘁𝗼 𝗘𝘂𝗿𝗼𝗽𝗲𝗼

• 𝗚𝗶𝗹 𝗲𝘀𝘁𝘂𝗱𝗶ó 𝗲𝗹 𝗭𝗼𝗹𝗹𝘃𝗲𝗿𝗲𝗶𝗻, 𝗹𝗮 𝗽𝗿𝗶𝗺𝗲𝗿𝗮 𝘂𝗻𝗶ó𝗻 𝗮𝗱𝘂𝗮𝗻𝗲𝗿𝗮 𝗲𝘂𝗿𝗼𝗽𝗲𝗮, 𝘆 𝗻𝗲𝗴𝗼𝗰𝗶ó 𝗹𝗮𝘀 𝗿𝗲𝗹𝗮𝗰𝗶𝗼𝗻𝗲𝘀 𝗱𝗲 𝗘𝘀𝗽𝗮ñ𝗮 𝗰𝗼𝗻 𝗣𝗿𝘂𝘀𝗶𝗮 𝗲𝗻 1844

Una nueva imagen y una nueva lectura de Enrique Gil ―en clave europea y contemporánea― recorrerá pronto nuestra geografía, desde las raíces hasta el Parlamento Europeo: la exposición 𝘌𝘯𝘳𝘪𝘲𝘶𝘦 𝘎𝘪𝘭: 𝘶𝘯 𝘳𝘰𝘮á𝘯𝘵𝘪𝘤𝘰 𝘦𝘯 𝘭𝘢 𝘤𝘰𝘯𝘴𝘵𝘳𝘶𝘤𝘤𝘪ó𝘯 𝘥𝘦 𝘌𝘶𝘳𝘰𝘱𝘢, ha sido organizada por la Progressive Alliance of Socialists and Democrats, la Biblioteca de la Universidad de León y la Biblioteca Enrique Gil, con la colaboración de Acción Cultural Española (AC/E).

La muestra iniciará su recorrido el próximo 2 de julioo en la Casa Botines de León, donde se podrá ver hasta el 19 de julio, y viajará luego a Astorga, Villafranca del Bierzo, Madrid y Ponferrada, para finalizar en octubre próximo en el Parlamento Europeo de Bruselas. Se trata de una iniciativa presentada por el eurodiputado leonés Ibán García del Blanco, con apoyo de los ayuntamientos de Astorga, León, Ponferrada y Villafranca del Bierzo, Fundación Antonio Pereira, Fundación Monteleón, Fundación Fundos y el Archivo Histórico Nacional. La exposición ha sido comisariada por el escritor Valentín Carrera, director de Biblioteca Enrique Gil y editor de las Obras Completas del romántico leonés, con producción gráfica de Campus na nube. La nueva imagen de Enrique Gil es una generosa aportación de Juan Carlos Suñén.

𝗟𝗮𝘀 𝗳𝗮𝗸𝗲𝗻𝗲𝘄𝘀 𝘀𝗼𝗯𝗿𝗲 𝗚𝗶𝗹

Enrique Gil: un romántico en la construcción de Europa rescata del olvido una figura política y literaria de talla internacional y pone en valor una ejemplar trayectoria europeísta, la del poeta, periodista y diplomático berciano y leonés Enrique Gil (1815-1846), bien conocido por la novela templaria El Señor de Bembibre. Gil fue un destacado diplomático español en Europa: el primero en estudiar a fondo la unión aduanera prusiana ―Zollverein―, antecedente directo del mercado común y de la actual Unión Europea.

A través de 27 paneles y una decena de manuscritos, la exposición desmonta las fake news sobre Gil ―que nunca firmó ni fue conocido en su tiempo como «Gil y Carrasco»―, revelando su ideología progresista, su relación con la masonería o su homosexualidad. Frente a la imagen falsa de un rostro envejecido (Gil murió con 30 años), Carrera y Suñén proponen una nueva lectura icónica: la de un joven de 28 años, elegante, atractivo y dulce de carácter, camino de Berlín, donde trabó amistad con Alexander von Humboldt.
En 1843, Enrique Gil fue enviado a Berlín por el Gobierno de España para estudiar el Zollverein, la unión aduanera de Prusia, antecedente de la Unión Europea.Esta exposición presenta por primera vez la deconstrucción de la vida y obra de Gil, y sugiere una relectura contemporánea de su aportación a las vanguardias y a la construcción de Europa.

 

𝗟𝗼𝘀 𝗺𝗮𝗻𝘂𝘀𝗰𝗿𝗶𝘁𝗼𝘀 𝗼𝗿𝗶𝗴𝗶𝗻𝗮𝗹𝗲𝘀

Además de los paneles, la muestra se completa con diez manuscritos originales de Enrique Gil, que serán exhibidos en público por primera vez en Madrid, el próximo mes de septiembre, en el propio Archivo Histórico Nacional, donde se conserva el Expediente Gil. En las demás salas se exhibirán reproducciones facsímiles de alta calidad, por razones de seguridad.

“La exposición abarca una época apasionante, de la que Gil fue testigo y protagonista ―explica Valentín Carrera, comisario de 𝘌𝘯𝘳𝘪𝘲𝘶𝘦 𝘎𝘪𝘭: 𝘶𝘯 𝘳𝘰𝘮á𝘯𝘵𝘪𝘤𝘰 𝘦𝘯 𝘭𝘢 𝘤𝘰𝘯𝘴𝘵𝘳𝘶𝘤𝘤𝘪ó𝘯 𝘥𝘦 𝘌𝘶𝘳𝘰𝘱𝘢―, la Europa posterior al Congreso de Viena y el fin del absolutismo en España, hundida por la Guerra de la Independencia. Desde un origen humilde, Enrique llega a la corte de Federico Guillermo IV de Prusia en apenas diez años de vida pública. Culto, políglota, humanista, afectuoso, dotado de una prodigiosa inteligencia y memoria, el Enrique Gil admirador de Lord Byron forma parte de las vanguardias románticas y del movimiento europeísta. Y en esto radica la importancia de que el Parlamento Europeo, junto con las ciudades donde vivió y escribió, acojan y pongan en valor la figura del padre de las letras leonesas, un berciano universal”.