Tenía dudas entre “viejo zorro” y “pillo” para describir con exactitud, que no insultar, al líder socialista gallego, Pachi Vázquez, cuando desde La Región, Xabier R. Blanco esculpió “raposo” con el cincel de su ironía: “Pachi es tan raposo como José Luis Baltar”. Amén.

El raposo de O Carballiño ha vuelto a coger a todo su partido, incluido Rubalcaba, con el pie cambiado y ha sacado de la madriguera un conejo mágico: las primarias. Sorprende la capacidad de Pachi Vázquez para entretener la jugada conservando al máximo la posesión del balón, alargando el partido más allá de la prórroga y los penaltis, hasta convertirse a sí mismo en pichichi y árbitro de la situación, sacando tarjeta roja al que se menea.

Pachi ha enseñado los dientes; lean las declaraciones de Laura Seara a la Radio Galega: “Se por algo destaca Pachi Vázquez, é pola súa valentía e a súa clarividencia, por que non lle dá voltas ás cousas 20 veces; el toma unha decisión e, se se sente arroupado, tira para diante».

Hay candidato. En este último Cónclave Nacional, Pachi entró cardenal y salió Papa. La fumata blancuzca escenifica la vuelta de Pachi al primer plano (¿ah, pero, se había ido?) y su decisión de disputar la Secretaría Xeral Perpetua del PSdeG en el próximo congreso de Julio, sutilmente anunciado pero todavía no convocado formalmente, otra marrullería. El lucense Xosé Ramón Besteiro levantó la mano tímidamente ante el Comité, con educación, ofreciéndose a las bases; pero antes de que se haya reunido con una docena de asambleas locales podría ser devorado: Besteiro es un cordero a merced de una manada de lobos y raposos.

He repasado la información del Comité Nacional que publica el PSdeG en su web, tan manipuladora que oculta los datos: ¿cuántos miembros forman el CN, cuántos asistieron, cuántos participaron en la votación del sábado, cuántos a favor? Según algunos medios, la propuesta de Pachi obtuvo 115 votos sobre un censo aproximado de 400 miembros. ¡115 sobre 400 no es mayoría abrumadora, ni el 96%! Es, más bien, un apoyo débil que puede leerse en el espejo: 285 miembros del máximo órgano del PSdeG no apoyaron la propuesta de Pachi. Entre ellos, parte de las delegaciones de Vigo, Pontevedra, A Cañiza, Tui, Gondomar, Moaña, etc.

Mientras en su página web el PSdeG oculta estos datos, Pachi hace cuentas. Su cálculo pasa por la suprema inhabilitaciónen vía judicial de Pepe Blanco  [que acaba de encontrar con algo de retraso las facturas de la reforma de su chalé] y por alguna componenda con Abel Caballero y Carmela Silva, brazos pluriempleados de Rubalcaba en Finisterre, reconciliándose con Ferraz, con gran generosidad.

Frente a este aparato, nada neutral, Besteiro tendrá que ir sumando uno a uno los votos del descontento, el cabreo y la desesperanza, y quizás no sean tantos. Podría pasarle como a Chacón en Sevilla. Con su astuta jugada, el cardenal raposo de O Carballiño se ha convertido a sí mismo en papable, epicentro del debate, dispuesto a sacrificarse unas vez más por el bien del partido y de Galicia, y también de Europa, cuando llegue el momento.

Aún no ha empezado el cónclave socialista y ya habemus papam, Raposus I. Muero de ganas por ver a Caamaño y Carmela besando el anillo de su santidad.

Imagen: O fantástico Señor Raposo