[…] Es difícil no considerar el agua de Bárcena como la primera palanca energética del Bierzo, el pilar de nuestro desarrollo y de toda la economía comarcal.

El embalse de Bárcena nos da de beber a más de cien mil paisanos y paisanas. La planta potabilizadora de Santo Tomás de las Ollas trata diez mil metros cúbicos de agua al día con los que beben, cocinan, se asean y riegan los geranios los vecinos de Ponferrada, y sus perros y gatos.  Díganme si no es un tesoro que debe ser vigilado, cuidado y mimado porque nos va en ello la vida y la salud.

Un bien estratégico para El Bierzo que ahora mismo está siendo amenazado por un empresario advenedizo, ávido de dinero, que ni sabe dónde está Bárcena ni le importa. La solicitud que Forestalia ha hecho ante la Confederación Hidrográfica Miño-Sil es una enmienda a la totalidad de la salud de los bercianos y de nuestro desarrollo agrícola y frutícola. Un modelo especulativo que, por unos pocos puestos de trabajo pone en peligro el futuro sostenible de la comarca.

La pretensión de Forestalia —coger agua del pantano para refrigerar su sospechosa planta de biomasa (residuos y lodos de depuradoras, para entendernos) y devolverla al embalse a temperatura superior— supone un alto riesgo para el ecosistema de Bárcena, sobre cuyo uso la ministra socialista para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, tendrá que retratarse en breve en el Congreso de los  Diputados. De paso, la conducción industrial que pretende construir Forestalia en suelo rústico no urbanizable supondrá una grave ilegalidad urbanística de la que el Ayuntamiento de Cubillos tendrá que responder ante los Tribunales.

Mientras el Consejero de Fomento del PP da alas a Forestalia por tierra, mar y aire, no hemos visto a los partidos —salvo los procuradores de Podemos por León—, ni a los alcaldes y concejales del Bierzo, empezando por los de Ponferrada, salir a defender el tesoro de Bárcena. Pero el agua de Bárcena no se toca. La ciudadanía no les perdonará su silencio. ¡Arriba las ramas!

Leer artículo completo en La Nueva Crónica.

Para saber más:
—Las aguas del pantano despiertan bajo la memoria, Infobierzo.
—Franco inaugura el pantano de Bárcena, NODO.
—Ecologistas en acción: Grandes pantanos, grandes impactos.
—Laura Tascón, Análisis metodológico para la estimación de la vulnerabilidad por inundaciones. Ejemplo de aplicación en el municipio de Ponferrada, tesis doctoral, ULE, 2017 [descargar PDF].
—iagua: El agua, objetivo terrorista.